Huerto

Nuestro Huerto

Productos 100% ecológicos

Cuidamos la sostenibilidad en la producción y cultivamos nuestro propio huerto. Apostamos por una forma “nueva” de hacer las cosas que, en realidad, es la forma más antigua. Producir sin agroquímicos, respetando los ritmos naturales.

Huerto

De nuestra Huerta a tu mesa

En Confusión Comidas trabajamos con ingredientes producidos con el máximo respeto a los ritmos de la naturaleza, por salud y por sabor.

Os invitamos a que conozcáis nuestro huerto.

Comenzamos allá por 2019 con una huerta familiar en Tresali, en el Concejo de Nava, que con mucho trabajo y amor por parte de uno de los socios de nuestra cooperativa se ha ido ampliando hasta convertirse en nuestra despensa viva.

A día de hoy disponemos de dos huertas en las que cultivamos verduras y hortalizas de temporada.

No utilizamos pesticidas, transgénicos ni fertilizantes químicos, y aprovechamos las ventajas de la tradicional combinación entre ganadería y agricultura gracias a nuestras gallinas, que además de comer restos vegetales de la huerta nos proporcionan huevos y abono para la misma. Un ciclo natural que se completa y del que salimos beneficiados mutuamente tanto los seres humanos como el medio ambiente.

Esta huerta micro-granja nos permite disponer de las verduras con la máxima frescura, y adaptarnos a las necesidades específicas de nuestros Caterings para Eventos, el Ecocomedor y nuestras Comidas Caseras (verduras olvidadas, puerros, mesclum para ensaladas, boniatos etc)

Además cultivamos nuestras propias flores. Sí, así es, los eventos de Confusión Comidas son sostenibles de verdad, hasta nuestras flores son locales y de temporada, además de cumplir en el huerto una función vital: la de atraer a los polinizadores.

La huertina de Tresali abastece también a los hogares de los socios de la cooperativa, porque desmonetarizar un poco el salario y convertirlo en salud también nos parece una buena idea.

Este trabajo se hace en colaboración con otros proyectos agroecológicos de la zona como Trébole de agua, La Güerta Monga así como con el intercambio y la cooperación con vecinos y vecinas de Tresali, porque una huerta siempre hace red, pueblo, y territorio.

El huerto te hace tener paciencia, te hace respetar los ritmos naturales, te hace amar lo que comes. El huerto te enseña. Todas las personas deberían tener un huerto cerca.